MOLIENDA DE MAIZ

La molienda semihúmeda de maíz, o también llamada molienda seca, comprende procesos físicos destinados a la separación de las distintas partes que componen el grano, que son:

• Endosperma vítreo

• Endosperma harinoso

• Gérmen

• Pericarpio (Cáscara o salvado)

El proceso consta de:

1. Limpieza

Tiene por objeto la separación de los granos de maíz entero (material útil) de partículas que comúnmente lo acompañan, tales como: granos quebrados, granos de otros cereales, hojas, piedras, metales, trozos de marlo, partículas pulverulentas, etc.

2. Acondicionamiento

En ésta etapa se lleva al grano a condiciones óptimas para lograr una buena separación posterior del endosperma, germen y salvado. El método usado es la humectación del cereal con agua y su posterior reposo.

3. Desgerminación

En ésta etapa se logra la fractura del grano y el desprendimiento del germen y la totalidad del salvado. Es donde está la clave de la molienda, ya que del ajuste de la desgerminadora obtendremos las cantidades y tipos de productos finales.

4. Refinación

Esta etapa comprende la rotura de los trozos oportunamente desgerminados, su posterior clasificación por tamaño y su purificación por aspiración con el propósito de obtener productos de un determinado calibre.

Productos y subproductos de la molienda:

Mediante la molienda semihúmeda de maíz, se pueden obtener los productos y subproductos que a continuación se enumeran:

1. Trozos de endosperma.

2. Sémolas.

3. Harinas.

4. Germen.

5. Salvado.

6. Harina para alimentación animal.